Perdido en el facebook...

sábado, 8 de diciembre de 2012

Volanta Arroyos Las Crucecitas - Cerro Viejo - Arroyo Los Sauces

Volanta en Cerro Viejo

Ascenso por: Arroyos Las Crucecitas
Descenso por: Arroyo Los Sauces

Enero 2010

En el mes de noviembre del año pasado salió de nuevo la intención de regresar al Cerro Viejo. Mis amigos de la Comunidad Thor Heyerdahl, del grupo 9 de la ASMAC, aquí en Guadalajara, estaban mas que apuntados.


Ruta original planeada para la volanta en Cerro Viejo
Ruta original planeada para la volanta en Cerro Viejo

En diciembre ya había hecho la invitación formal a las comunidades y clanes de este grupo, incluyendo a las personas que ya habían asistido al menos, a una de las dos volantas de los años anteriores al mismo Cerro. La idea era ambisiosa ya que esperaba buena asistencia...
Pasaron las semanas y no recibía ninguna confirmación formal, así que la invitación se amplió a otros amigos y conocidos que también les encanta estar en contacto con la naturaleza practicando campismo, excursionismo, ecoturismo, cañonismo y/o espeleología.

Y siguieron pasando las semanas; tercera semana de enero y nada. Algunos ya me habían respondido agradeciendo la invitación y confirmando su no asistencia.

Lunes 18 de enero en la mañana; pasó por mi cabeza la idea de irme solo... la borré.

Por fin, cuando estaba en mi trabajo al día siguiente, mis amigos de la Comunidad Thor Heyerdahl comenzaron a comunicarse conmigo para conocer los planes y preguntar algunas cosas sobre la volanta. Y ya, el jueves en la tarde, tenía confirmado la asistencia probable de 13 personas. Seis de la Comunidad antes mencionada, seis personas de la Comunidad Du Olympo y un scouter de tropa del grupo 9.


Ruta seguida en la volanta en Cerro Viejo
Ruta seguida en la volanta en Cerro Viejo

Con el número de personas confirmadas, hice algunes ajustes a la ruta programada y me alisté para salir al día siguiente temprano...

Enero 2010

A las 7:30 llegué al lugar de la cita, ya había dos miembros de la Comunidad Thor Heyerdahl. A las 8:15 ya estábamos completos y solo fuimos por otra persona mas a Zapopan. Posteriormente partimos a San Miguel Cuyutlán.


Iniciando el ascenso a Cerro Viejo por San Miguel Cuyutlán
Iniciando el ascenso a Cerro Viejo

Dejamos la camioneta al cuidado de un amable habitante del pueblo. A las 11:03 comenzamos a caminar por la brecha que nos acercaba a la cañada del arroyo de agua.

Cuando llegamos al inicio del arroyo, dudé y seguí de paso. Encontré una vereda que entraba a una cañada mas adelante; la seguimos hasta que unas personas nos dijeron que esa no era la que buscábamos, y que si la seguiamos no íbamos a poder salir ya que estaba practicamente tapizada de plantas del tipo subcaducifolio que impedirían que continuáramos nuestro camino... Si supieran lo que hemos convivido con el bosque subcaducifolio se sorprenderían!

Regresamos y entramos por la cañada correcta. Los primeros kilómetros fueron recorridos con una leve pendiente y con varios descansos, a un compañero le comenzó a doler la rodilla, motivo suficiente para que no llegáramos a la cima del Cerro Viejo el primer día.

Alrededor de las 13:30 comimos al lado del arroyo, donde disfrutamos la frescura del agua que corría en él. Enseguida continuamos con la expedición por dos horas y media más con sus respectivas paradas obligatorias para emparejarnos con los resagados.


Tomando agua fresca del arroyo
Tomando agua fresca del arroyo

Antes de decidir parar para armar campamento, nos encontramos con un refugio natural, hecho con troncos amarrados con ramas de arbustos. También comenzamos a ver troncos de árboles caídos sobre el arroyo, al parecer de manea natural. Comenzamos a ver lianas, oir cantos de aves y sobre todo, sentir mucho frío.


Zarzamora silvestre
Zarzamora silvestre


2En
En la cañada se reducia la luz mas rápidamente

Nos faltaban todavía 2.5 km para llegar a la bola cuando decidimos acampar. Le dimos diclofenaco y paracetamol a nuestro amigo adolorido, armé mi refugio aéreo, los demás armaron sus tiendas de campaña, otros prepararon la fogata y algunos subimos hacia un brazo del cerro buscando señal de celular para comunicar que estábamos bien.


Refugio natural dejado por otras personas
Refugio natural dejado por otras personas


Hongos en troncos
Hongos en troncos


Con semejante frío, una fogata
Con semejante frío, una fogata


Nopal y un grupo de cactus
Nopal y un grupo de cactus


Cena y debate alrededor de la fogata
Cena y debate alrededor de la fogata


Con el tremendo frío, después de la cena y debatir sobre varios temas nos retiramos a descansar.

Enero 2010

Después de una noche con viento y frío, los tres de la casa pequeña, los ocho de la casa mediana y yo, el del refugio aéreo, nos lavantamos temprano como a las 7:00 horas, precisamente, a quitarnos el frío realizando un poco de ejercicio.


Bien cubiertos, haciéndose el animo para hacer ejercicio
Bien cubiertos, haciéndose el animo para hacer ejercicio

La idea era partir rumbo a la cima a mas tardar a las 9:00. Asi que desayunamos y levantamos campamento. A nuestro compañero adolorido de la rodilla, le faltaba vencer todavía varios escollos mas en el camino.


Paisaje alrededor del campamento de la primera noche en Cerro Viejo
Paisaje alrededor del campamento
de la primera noche en Cerro Viejo

Comenzamos nuestra caminata de nuevo; el paisaje se tornaba mas verde, el agua corría alegremente por el vértice de la cañada y aumentaba el número de lianas en los árboles. "Como el de Pandora de Avatar", decían mis amigos con una ancha sonrisa en su rostro... bueno, yo también!


Lianas en el arroyo del Cerro Viejo
Lianas en el arroyo del Cerro Viejo


Caminando al lado del arroyo
Caminando al lado del arroyo


Tarzan? Las lianas soportan muy bien!
Tarzan? Las lianas soportan muy bien!

En el punto donde algunos rellenaron sus botes con agua, decidimos desviarnos para ir a "La Bola" directamente, es decir, dejamos el arroyo y comenzamos a subir por una parte mas empinada.


Último esfuerzo rumbo a la cima del Cerro Viejo
Último esfuerzo rumbo a la cima del Cerro Viejo


Rayo de luz cerca de la cima en Cerro Viejo
Rayo de luz cerca de la cima en Cerro Viejo

Después de varios descansos, llegamos a la cima alrededor de las 14:00 horas. Entre el primero y el último en llegar a este lugar, hubo un espacio de casi una hora. Estando todos completos, bendecimos los alimentos...


Alrededores en la cima del Cerro Viejo
Alrededores en la cima del Cerro Viejo

Antes de ir a las antenas a tomarnos la foto de la conquista, algunos me acompañaron a buscar uno de los geocaches que escondí hace un año. Les dí pistas, lo encontraron y les expliqué de que se trataba.


Escondite del primer geocache en Cerro Viejo
Escondite del primer geocache en Cerro Viejo

Sembré dos Travel Bugs antes de regresar con los demás.

Cuando estábamos en las antenas, llegaron dos deportistas de motocross en sus ruidosas motos, nos presentamos, nos tomamos fotos y les indicamos por donde seguirle hacía el otro extremo del cerro. Dejamos dentro del perímetro de una de las antenas, una bolsa grande con basura que llenamos con lo que encontramos en nuestro camino por el arroyo...


Motocross en Cerro Viejo
Motocross

Caminamos rumbo al segundo geocache; 30 metros antes, les di las pistas a mis amigos y fueron en su búsqueda. Después de 5 minutos, uno de ellos lo encontró; entonces, todos intercambiaron objetos y se apuntaron en la libreta del geocache, el cual quedó bastante lleno con lo que dejaron.


Desde el segundo geocache se ve el Nevado de Colima y la laguna de Chapala, en Cerro Viejo
Desde el segundo geocache se ve el Nevado de Colima
 y la laguna de Chapala

A unos metros de este caché, se encuentra un árbol, donde hace un año nos tomamos una foto del recuerdo, así que, para no perder la tradición, repetimos el procedimiento.


Foto en el árbol de los recuerdos en Cerro Viejo
Foto en el árbol de los recuerdos en Cerro Viejo

Eran las 17:30 horas, así que teníamos que darnos prisa y seguimos por la costilla del cerro rumbo a la explanada de la gringa. Quinientos metros antes, tres bajamos a una cañada en busca de agua sin tener éxito. Cuando llegamos de nuevo con los demás, ya estaba anocheciendo. Así que caminamos 250 metros mas y paramos campamento al lado de una gran explanada.


Recuerdo al Sr. José Refugio Moreno Ruvalcaba en Cerro Viejo
Recuerdo al Sr. José Refugio Moreno Ruvalcaba

Antes de cenar y pasar un rato en la fogata, recordamos viejos tiempos jugando uno que otro juego rudo en la explanada, tal como chinchileguas y rompecabezas. También observamos las constelaciones el tiempo que pudimos aguantar el frío con ráfagas de tiempo.


La fogata de la segunda noche en Cerro Viejo
La fogata de la segunda noche en Cerro Viejo

A las 21:30 horas, estábamos todos de nuevo descansando...

Enero 2010

Amanecer en Cerro Viejo
Amanecer en Cerro Viejo

Domingo 24 de enero, nos levantamos temprano a levantar campamento y desayunar. Aprovechamos para separar la basura acomulada por años debajó de unos árboles... Solo tomamos las tapas de las latas de atún (cortantes) para bajarlas en nuestras pequeñas bolsas de basura. En cuanto al resto, se mandó un mensaje al ayuntamiento de Tlajomulco indicándoles las coordenadas para ver si podrían mandar una cuatrimoto para bajarla... Hasta el 8 de febrero, no había recibído respuesta.


Explanada en Cerro Viejo
Explanada en Cerro Viejo

El letrero en uno de los árboles mencionados, se recordaba a una persona que convivió con otras en ese lugar.


Basura encontrada y separada en Cerro Viejo
Basura encontrada y separada en Cerro Viejo

Por mas que nos apuramos, hasta las 9:15 comenzamos a caminar cruzando la explanada de la gringa por una pequeña brecha. Alrededor de un kilómtro mas adelante, me di cuenta que el lago de Chapala lo seguiamos contemplando del lado derecho, y debería quedar a nuestras espaldas!! Rápidamente regresamos hasta la explanada de la gringa y buscamos alguna vereda que nos llevara rumbo al norte.


Bajando por unos de los brazos del Cerro Viejo
Bajando por unos de los brazos del Cerro Viejo

En este punto, ya había perdido mi brújula, y un compañero me prestó la suya, cuál indicaciones de repentes bruscas y juguetonas nos llevaron a parar poco mas de un kilómetro adentro de una cañada a la cuál no pensaba entrar.


Vegetación entrando a la pendiente que da a la cañada en Cerro Viejo
Vegetación entrando a la pendiente que dá a la cañada

Pero lo interesante comenzó al tratar de bajar a la cañada. Algunos recordábamos con júbilo, gozo y temor la bajada que tuvimos en la primer volanta por el bosque subcaducifolio - espinozo. En esta ocasión, la pendiente estaba ligeramente menor, como entre 45° y 70°. Además, el número de plantas por metro cuadrado, también era menor. Así que trazamos nuestro plan y bajamos pasando por bosque de encino, subcaducifolio y espinozo hasta el vértice de la cañada, donde la vegetación tapizaba la misma... y recordamos lo que nos había comentado el señor el primer día... "en esa cañada no pueden salir porque la vegetación tapa completamente el paso"


Descanso al llegar a la cañada casi infranqueable en Cerro Viejo
Descanso al llegar a la cañada "casi infranqueable"

Después de jactarme de eso y de ver la cara de mis compañeros dibujadas con una sonrisa por haber podido bajar sin muchos problemas, decidimos abrirnos camino.


Paisaje de un tramo de la cañada en Cerro Viejo
Paisaje de un tramo de la cañada

En pedazos no veíamos el piso, me refiero, a que si no te fijabas, podría haber un escalón de piedras grande, no darte cuenta y caer. Fué divertido casi el resto de la cañada; varios se cayeron, nos atorábamos entre las ramas de las plantas, nos rosaban todo tipo de hojas la cara y piernas, buscábamos como pasar por arriba o por debajo...

Después de un buen rato, por fin salimos de la cañada y finalmente a la brecha que nos llevába al pueblo de San Miguel Cuyutlán. 


La brecha que nos lleva de Cerro Viejo a San Miguel Cuyutlán
La brecha que nos lleva a San Miguel Cuyutlán


Listos para el regreso a Guadalajara, fin de la volanta a Cerro Viejo
Listos para el regreso a Guadalajara

En la fotografía final, no parecía que hubiéramos subido o bajado el Cerro Viejo, habíamos conquistado de nuevo la cima, conocido increíbles lugares y todos llegamos con bien... bueno, excepto el de la rodilla lastimada, quien también demostraba satisfacción.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios... (Thanks for your comments...)