Perdido en el facebook...

miércoles, 1 de febrero de 2012

Azimuts entre el Río Verde y El Río Santiago

Bitácora - Julio 2008

Esta vez fuimos a explorar las barranca entre el Río Santiago y El Río Verde, solo canicularis y yo llegamos al lugar de partida, el resto de los invitados no pudieron asistir. Salimos rumbo al Aguacate siguiendo el camino a Matatlán y cruzando El Río Santiago.


Pedimos permiso en la última casa de El Aguacate para dejar el automóvil e iniciamos con la excursión. Descendimos un poco por el camino que lleva hasta el Río Verde hasta entrar al bosque subcaducifolio casi un par de kilómetros adelante donde había una vereda.




Seguimos una cuasi-vereda hasta que desapareció de repente y decidimos ahora si mirar el mapa con atención. Subimos algunos metros, nos ubicamos, triangulamos, sacamos nuestras coordenadas geoestacionarias y seguimos hasta encontrar otras veredas que nos llevaron por la costilla del cerro con unos paisajes impresionantes y tan solo un metro de ancho para caminar con cañadas en ambos lados.

Llegamos por fin a la vereda oficial que lleva hasta la meseta, vimos huellas de perro, de venado, de burros que los encontramos mas adelante medio aburridos... A un pedazo de la vereda le llamamos la del venado por la cantidad e huellas de este animal, que al parecer había pasado por ahí hace algunas horas.


Durante el trayecto tuvimos la oportunidad de observar el Río Verde, cascadas de agua limpia hacia el otro lado del Río Verde, las hermosas cascadas del río San Juan de Dios -si fueran de agua limpia-, la presa de la Colimilla y las vías de la barranca de Huentitán.

Pero como les comentaba, el camino del venado nos llevó a la mesa que aparece en el mapa topográfico, pero todavía seguimos varios kilómetros adelante para conseguir nuestro objetivo, el cuál no fue sencillo. En el mapa se ve una pradera antes de llegar a las cañadas que terminan en el cruce de los Ríos Santiago y Verde. Para llegar ahí tuvimos que bajar parte muy empinadas, pero valió la pena.

Cuando se comenzó a ver la pradera o segunda meseta, se veía ganado y nos preguntamos como le habían hecho para bajar, nos costaba trabajo creer que habían seguido nuestro camino. Al llegar por fin donde estaba el ganado, había cerca arroyo de agua limpia que desembocaba en el Río Santiago. Canicularis hizo la observación de posibles establecimientos prehispánicos en épocas pasadas al ver algunas rocas acomodadas en explanadas y al encontrarnos pedazos de vasijas y una piedra posiblemente usada como cuchara. Aunque no lo crean, los objetos fueron dejados donde se encontraron.

Dos kilómetros aproximadamente mas adelante llegamos hasta donde ya no se podía seguir mas que con cuerdas o con alto riesgo al bajar. Fue curioso observar el cruce de los ríos desde el otro lado donde siempre solemos verle.


Emprendimos el regreso buscando una vereda que haya podido seguir el ganado, pero comprobamos que le batallaron igual que nosotros. Es más, nuestro regreso estuvo un poco mas lleno de adrenalina, ya que llegamos, al tratar de subir a las costilla, a paredes de 90º que nos hacían cambiar el rumbo frecuentemente.

Los 7.5 km que nos separaban del auto fueron recorridos en varias horas con descansos, subidas y bajadas, y por supuesto toma de fotografías.

Cuando llegamos al pueblo, El Aguacate, fuimos directo a la tienda para abastecernos de carbohidratos simples y compuestos acompañados de agua gaseada y mineralizada.

Emprendimos el regreso a Guadalajara con una ancha sonrisa de un objetivo logrado...


Flora y Fauna - Julio 2008

Las siguientes imágenes fueron tomadas en la excursión al brazo de la barranca, la primera planta que me llamó la atención fue la que me lastimó en tres ocasiones con las espinas de sus hojas (no las de sus tallos) aún usando pantalón de mezclilla. Esta planta probablemente es solo de temporal.



Estos cactus los encontramos en la mayor parte del camino en las rocas, en grupos numerosos y con sombra parcial.





Este cactus estaba a 8 metros hacia abajo en una pared de difícil acceso, el diámetro aproximado del mismo era de 30 cm. Vi dos cactus de esta especie en la excursión.



El siguiente cactus de la especie mammillaria lo encontré a la altura de mis ojos. No tenía flores, pero si tenía los frutos.




Como menciona Canicularis en su blog, este es el zopilote que estuvo posando para 7 fotografías. Tomaba la foto y daba un pasó, y así sucesivamente hasta que estuve a dos metros debajo de él y voló.


Vimos pocas mariposas y aves, pero las aves que vimos fueron en general carnívoras como aguilillas y pequeños halcones. Como a esas aves es difícil fotografiarlas y no tuve la suerte o oportunidad de capturarlas con la cámara, le tomé la foto a una mariposa, como consolación.



1 comentario :

  1. mijo,d veras q q padres tus fotos,están asi o más profesionales eeee...q padre q conozcas tantos lados,espero un día ser invitada a una d esas saliditas al campo llenas d adrenalinas y carbohidrtaos simples jeje...un abrazo!!!atte.tu carnala

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios... (Thanks for your comments...)